"Las palabras se las lleva el viento..."

sábado, 14 de octubre de 2017

Sólo una vida

En esta falsa paz
me falta el tiempo
atrapo movimiento
para aprender voraz.

Concentrarse en una vida
o centrarse en la de todos
siento en ambos modos
que egoísta se mira.

¡Despierta! Despierto
y el mundo está revuelto.
Pero tengo que seguir, vuelvo.
El globo ha muerto.

Y cómo no alejarse
si cada vez que me asomo
me asqueo, me asombro
de lo que llego ha encontrarme.





El mundo cambia de tamaño




El mundo es un concepto abstracto. Una cosa es el planeta al que llamamos Tierra y otra muy diferente es el mundo. ¿O acaso no te has dado cuenta de que se encoge y se ensancha? El mundo es la clase de baile, luego ves las noticias y mide continentes, para luego tener el mundo en la punta de un boli sobre una libreta.






lunes, 28 de agosto de 2017

Algo ha cambiado

Tranquila y divertida, natural.
Segura, segura de ella.
La florecilla silvestre se siente bella,
y triunfó al pasar ese umbral.

Cayeron tres a la vez,
y hasta frenó a un cuarto.
El tiempo se puso de parto,
y besó su inocente tez.

Antes subyugada
a la sombra de las rosas
hermosuras ostentosas
de empatía ahogada.

Antes invisible
entre tanto jazmín
de artificio sin fin
y clavel insensible.

Antes roída
por las amapolas
con hipócritas aureolas
y alma podrida.

Antes quemada
por un sol injusto
que tapaba su busto.
Confianza mermada.

Al fin florece
la intensa margarita.
Al fin su carita
su ser enriquece.

Buen comienzo mi flor
respetaste tu tempo
soportando el contratiempo
de una primavera sin color.

Y gracias a ello
a tu resistencia
tienes la presencia
de un ser bello.

Y por tu escucha
fascinarás al mundo
con un saber fecundo
resultado de tu lucha.

Y por tu entrega
en el campo de la vida
ya no más cohibida
de vacíos reniega.

Y ahora armas atesoras
recién desenterradas.
Las más suspiradas.
Las más vigorosas.

Fuerte e interesante, especial.
Segura, segura de ella.
La florecilla silvestre es bella.
Afortunado al que le sea leal.









sábado, 26 de agosto de 2017

Espejos rotos

Regalos materiales, dinero, dinero. 
Sonrisas echas de billetes y cariño establecido.

¿Qué estoy haciendo?

Una noche de trivial, de bermú y vacaciones.
Una película, compañía tranquila.

Durará poco, durará poco.

El veneno surge por la garganta en la mañana, 
antes incluso de ir a la zona de conflicto.

¿Por qué me pasa?

Viejas heridas abiertas, otra vez, como en años.
Hoy es culpa mía, mañana es culpa tuya.

Tengo que desaparecer.

Pero me da miedo. Pero me doy miedo.
Y me dais miedo.

¿Cómo saber qué es lo correcto?

¿Sería tan horrible...?






viernes, 25 de agosto de 2017

Hecho #2



Motivación por inspiración, por recuerdo, motivación por autoregalo.

Funciona disfrutar el trabajo de gente que admires.

Funciona hablar con pasión con alguien.

Funciona comprar material nuevo.


miércoles, 23 de agosto de 2017

El café de la mañana

Por un momento culpé al echar de menos, a la distancia y a los celos, hasta que caí en que me encontraba ante mis propias inseguridades.

No voy a permitir que mi lucha contamine la película que me regalaste.

Corta para no hacernos daño, intensa para hacernos bien. Una fórmula tan simple que nunca pensé que pudiera existir. Una historia comprimida, que transcurre entre escenas en vez de capítulos, narrada mediante imágenes y sensaciones pues las palabras aparecían por mero divertimento. Lo mínimo para conocerse, lo máximo para no echarse de menos. Un adiós natural y escrito por nuestras circunstancias, ligero, rápido e indoloro, casi refrescante... Un adiós sin rencores, sin decepción, sin herida y sin culpables. Un adiós que suena a un hasta luego sin promesas. 

Gracias por ayudarme a subir tantos peldaños sin darte cuenta. El ayer me recordó que aún me queda trabajo, pero hoy amanece y esa cálida y suave luz matinal me recuerda a lo nuestro y me hace sonreír. No puedo más que desearte todo lo mejor de corazón, mientras proyecto mi mirada al futuro de mi propio camino.


Seguramente nos volveremos a encontrar y no pido nada más de ti, salvo que veas todos los peldaños que he subido desde entonces, y sonrías.





martes, 15 de agosto de 2017

Sin título pero de ti

Quiero escribir sobre ti y no me salen las palabras.

Llevo días queriendo dedicarte versos y le huyo al teclado y al papel.

Eso sí, te diré que para superar el blanco de esta página, para poder escribir sobre ti, cerré los ojos.

Y ese gesto aparentemente insignificante que me surgió sin pensar, dice más que todas las frases que pueda almacenar aquí.

Todavía no me siento capaz de escribir sobre ti, sobre nuestra pequeñamente inmensa historia.


Pero por el momento insistiré 

en que intenté escribir sobre ti

y cerré los ojos.