"Las palabras se las lleva el viento..."

lunes, 29 de diciembre de 2014

Somos universos

Hoy no veo personas en un mundo, sino una masa viva de universos cuyo epicentro son las personas. Universos que se encuentran y se separan, se fusionan, se mezclan, se rozan, se encuentran.

Es curioso cómo muchos nos pasan sin enterarnos, sin que signifique nada. Y cómo uno solo puede cambiarlo absolutamente todo, con un increíble poder de creación y destrucción. 

Me pregunto qué cruel experimento dirige mi segmento. Ése que crea tales fusiones y que me ha hecho beber tantas fórmulas imposibles.

Me da igual no tener los números del resto, no me importa que todos me roten solo por lo externo.

Pero, si he de ser la solista de esta coreografía descomunal, solo pido que me priven de espejismos tan reales.

No soporto este vacío incierto de doloroso desconcierto.

Y menos habiendo perdido el horizonte de mi destino.




viernes, 10 de octubre de 2014

La historia olvidada.

A veces, solo a veces, se tensan los hilos del universo y sucede algo increíble pero que encaja a la perfección.

Muchas personas creen haberlo vivido, sentirlo, pero no tienen razón.

Porque todos mal acostumbran a imponer esas características cuando ellos lo desean, sin esperar a que el engranaje solo los mueva hasta la acción. Y por ello, tan ocupados están en pretender que sea lo que no es, que matan las posibilidades de que les ocurra sin saberlo.

Y lo peor, matan las de los demás.

Porque todo está conectado para bien y para mal, y aquellos únicos que se dejan llevar están constantemente condicionados por las acciones de los que destruyen y desvían los hilos una y otra vez.

Mis hilos son muy largos, mucho más que de los de cualquiera, tanto, que hasta para mí son constantemente imperceptibles.

Durante largos periodos me llego a convencer de que no tengo.

Ésto disminuye radicalmente las posibilidades de que todo se tense y algo mágico y perfecto suceda, pero también provoca que cuando pasa sea mucho más claro e intenso.

Desgraciadamente, la constante amenaza de los cortantes es también mayor para mí, y las pocas ocasiones que me acerqué o acaricié lo inefable uno de ellos se inmiscuyó fieramente en medio y rajó mi unión sin parpadear.

Era entonces cuando yo caía al vacío sin sujección y me creía diferente y aislada. Sin ninguna de aquellas cuerdas que tan fácilmente lucían los demás. 

Preguntándome qué había hecho yo para no merecer ninguna.

Después de uno de los periodos más largos, y tras aceptarme totalmente como una sin hilos, la mayor y más fuerte de cualquier tensión habida ocurrió, dejándome extasiada y sin recuperación.

Pero feliz, sorprendida y feliz, aliviada y feliz, aturdida y feliz, esperanzada y feliz, cauta y feliz, asustada y feliz, feliz sin saber por qué y feliz.

Dejé de esforzarme por no caer, por mantenerme en tierra, porque de repente y sin más volar fue innato y sencillo, natural.

Sin embargo, las cosas no puden ser fáciles para mi. La cortante más peligrosa que pudiera encontrarme entró a jugar en este baile del destino y poco a poco mella mi cuerda con sonrisa sincera.

La que creo que es mi última.

El vuelo se ha complicado, con violentas sacudidas de un viento huracanado. Todavía estoy sujeta, todavía puedo aguantar pero no sé hasta cuando mis hilos durarán.

Y sin poder hacer nada salvo sonreír ante tal injusticia, el pánico me inunda y el cansancio se apodera de mi. Aquello que debería ser placentero se vuelve una tortura con la amenaza acosadora de mi cruel sino.

El de acabar siendo, como siempre, la historia olvidada.



jueves, 11 de septiembre de 2014

Nos levantaremos.

Ni yo, ni tú, ni ellos ni vosotros. Ni las estrellas se libran de precipitarse al vacío.

Dan igual las ganas, el esfuerzo, lo trabajado, lo conseguido y los últimos alientos. La realidad es una fuerza que empuja más fuerte que la gravedad. Se pierde, se cae, se fracasa. Seas lo bueno que seas. Y esto no se puede cambiar.

Pero hay algo que sí se puede hacer.

Lo sé, lo sabes, lo saben y lo sabéis. Nosotros siempre lo hacemos, aunque sea más difícil que aceptar la derrota.

Levantarse.

Con la cabeza erguida aunque la gente no lo entienda, aunque pocos puedan. Ver todo lo pasado y ser capaces de ver entre todos los fracasos, todas las victorias. Se ha dado solo un paso atrás en el largo sendero que llevamos labrado, a base de superar obstáculos y aprender de las derrotas.

Mirar hacia delante y ver que todavía quedan muchas oportunidades de brillar.

Como la estrella que sois, que son, que eres...

Y que seré.


Entrada dedicada a la Selección Española de baloncesto, quienes perdieron ayer contra Francia en los cuartos de final de este Mundial #Spain2014 pero que nos hicieron soñar y emocionarnos con el resto de grandes partidos, y que seguro seguirán haciéndolo en los próximos.




sábado, 9 de agosto de 2014

Sola ante el último silencio.

Y después de debatirme, de negarlo, de llorar, de luchar por respirar, de toser y de bloquear la pérdida total en el pánico...

Silencio.

Me voy encogiendo poco a poco, las fuerzas me abandonan. No quiero llegar al final pero no puedo hacer nada para evitarlo.

Y mi último punto de apoyo decide irse justo en ese momento crucial, justo cuando más lo necesito.

Al explicárselo se ríe, le da igual.

Todo a mi alrededor se desmorona impasible, ya no puedo ni llorar en mi soledad. No quiero terminar mis días así, cuando ni siquiera he empazado a vivir y completamente abandonada.

Lo único que se mantiene es mi mano en mi pecho, sobre aquel corazón que esta noche me amenaza con dejar de latir, a ritmo de dolorosamente claros pinchazos.




viernes, 8 de agosto de 2014

Dudas en la frontera.

Flotando. En una densa niebla blanca. Sin sentir dolor ni alegría. Existiendo sin más.

No había llegado pero tampoco necesitaba correr. Avanzaba sin moverme, levemente confundida por el cambio de velocidad. Tiempo y distancia se encontraban en la ecuación, acercándome inmutablemente al otro lado mientras veía empequeñecerse en la lejanía toda mi vida anterior.

Todo lo sufrido me parece extraño, como si no lo hubiera vivido yo.

Me siento vacía.

¿Dónde está la ilusión por la victoria? ¿La emoción de la aventura? Una leve decepción y un fondo de preocupación ocupan un hueco enorme que ahora se asemeja a un lago a punto de extinguirse. ¿Me engañé? ¿Me engañaron? No puede ser. Pero es.

Aquel sendero que tan claro veía, por el que tanto traté de avanzar, se ha enegrecido cuando finalmente he conseguido poner los pies en él.

Y así, aquellos días que tanto trataba de agarrar, ahora dejo que se escurran entre mis dedos.

Estoy justo en la frontera.

Esperando a saber si cruzé para caerme o volar.



viernes, 4 de julio de 2014

Y voló

Entre enormes hebras negras que se alzaban hasta el cielo, iluminadas por potentes soles repartidos por aquel mágico cuadrado, dos figuras se encontraban, se unían, se sepraban, caminaban, giraban, saltaban y se volvían a encontrar.

La una contraria a la otra, dos opuestos perfectamente encajados. Delicadeza y fuerza, pequeño y grande, blancura y oscuridad... Ocupaban todo el espacio en continuo y sentido movimiento mientras un extraño magnetismo los volvía a juntar.

Su corazón latió nervioso parándose cuando ambos lo hacían. Aquella inesperada escena le arrancó la respiración y capturó su corazón, pues comprendió que se trataba de una hermosa historia sin narrar.

Bebió cada segundo de aquella belleza en esos cuerpos que se retorcían cálidamente al son de la música que los dirigía. 

No los contemplaba de frente sino de lado y escondida, pues sería la próxima en salir.

Sin embargo, todo lo que se avecinaba se borró con la magia de lo que sucedía ante sus ojos.

Su corazón comenzó a correr cuando lo hizo él, cada paso lleno de una fuerza que parecía empujar el suelo hacia abajo. Entendió lo que se proponía y las lágrimas amenazaron con aflorar. 

Saltó, se paró el tiempo, dejó de respirar, su cuerpo se iluminó con las luces que lo enmarcaban...

Y voló.



martes, 24 de junio de 2014

Peor que morir

Y cuando todo se iluminaba, cuando al fin llegaba al borde del abismo, una voz de alerta resonó por las paredes del mismo y cortó su cuerda.

No le dió tiempo a entender qué pasaba, volvía a caer en la oscuridad.

Pero no notó el dolor de los huesoso rotos, ni se cortó su respiración al impactar contra el suelo.

Porque no llegó al final.

Flotaba extrañamente sin poder ver nada, sin poder ir a ninguna parte.

Gritó hasta que su voz no dió para más, nadie la escuchó.

Si ya no puedo alcanzar la luz, caeré, y será peor que morir.


lunes, 16 de junio de 2014

Somos un rebaño

Somos un rebaño de almas encadenadas
mutiladas, encarceladas, escarmentadas.
Almas puras siendo depuradas,
procesadas y transformadas.

Somos un rebaño de pájaros sometidos.
De lucha sin sentido 
por la promesa de un falso destino.

Ya nos arrancaron la imaginación y la creatividad,
y la excusa fue que no entraban para Selectividad.
Nos enseñan que hay que protestar por razones importantes
a la par de que nuestra opinión es totalmente irrelevante.

Ni nos enseñan a pensar ni nos dejan hacerlo
lo importante es la memoria, no comprenderlo.
Haz lo que te digan, aunque sea injusto
no pidas explicaciones y no habrá disgusto.

Somos un rebaño de pensadores dormidos
drogados por las reglas de este juego retorcido.
Donde suspenden los que piensan 
y aprueban los obedientes.

Lo que no saben es que aún hay personas libres apretando los dientes.



viernes, 13 de junio de 2014

Batalla a batalla

Acabó sin flaqear, apretando los dientes, rodeada de caras tristes y sonrientes.

Debía estar aliviada y feliz pues salió victoriosa. Pero no supo cómo sentirse y simplemente se marchó.

Compartió sonrisas, pero referidas a otros temas, mientras buscaba anonadada aquella alegría, alivio, satisfacción, adrenalina, y sentimiento de triunfo que sus semejantes vivían, y que no encontró.

Se entregó a otra aventura y olvidó su suplicio. Aquella fue más intensa que todo lo sufrido y con nostalgia y tristeza, la terminó.

Solo cuando se hayó sola y pudo intensamente pensar, acertó a comprender la ausencia que la preocupaba. La batalla por la que tanto dolor había pasado, insufriblemente necesaria, no surgía de su lucha personal ni de su guerra, sino que había sido instaurada en su camino por el mundo que tanto odiaba y que siempre intentaba hacerla caer.

Se sintió sucia, se sintió usada, volvió a ver sus cadenas y sus alas arrancadas. Maldijo al poder persistente que siempre la torturaba y al hecho insoportable de que todos lo toleraban.

Esa noche sintió su vacío, y de pura impotencia y rabia, lloró.

Pero no era eso lo único que la diferenciaba del resto de almas sometidas. Todos miraban hacia atrás sonrientes. Ella alzó la vista destrozada...

Y solo ella fue capaz de vislumbrar lo que avecinaba.

Batalla a batalla - se recordó - Seguid intentando esclavizarme porque así me haré más fuerte.

Ahora que os he dejado atrás, ahora que veo al fin la lucha a la que pertenezco, podréis sujetar mis alas, pero no conseguiréis ahogar mi rugido.





lunes, 9 de junio de 2014

¿Dónde está quien sería?

¿Dónde está aquella que todo lo podía?

¿Aquella que luchando su sueño alcanzaría?

No la encuentro mientras lloro en mi agonía.

La escalera es cada vez más alta y lejana.

Y ella no está en mi piel ni en mi alma.

¿Me ha abandonado a mi suerte?

¿Es que nunca ha existido?

Me he quedado huérfana de sueño, a las puertas del gran desafío.



¿Y ahora qué hago?




domingo, 8 de junio de 2014

Espíritu embravecido

A las entrañas de la tierra más profunda caí al ganar aquella batalla. 

La más dura, la más sangrienta, la que más víctimas se cobró.

La brutalidad del golpe me dejó sin aliento. No tenía fuerzas para moverme, ni siquiera para alegrarme de haber vencido.

Entonces comprendí cuántos de mis compañeros habían caído, prácticamente todos.

Y me sentí sola y doloridad en aquella oscuridad.

Sin embargo, no había tiempo para lamentos ni para recuperar fuerzas. La siguiente batalla, una de las más importantes, estaba al caer y tenía que estar preparada.

¿Pero cómo entrenar cuando extinguiste tus fuerzas? ¿Cómo vencer si las heridas siguen sangrando?

Obligándome a sobrepasar mis límites, sin ninguna motivación, me fui consumiendo lentamente.

O un milagro se obraba y conseguía terminar la puesta a punto con energía renovada, o yo misma enterraba mis posibilidades y me condenaban al fin.

Cada día era peor al anterior, cada día me apagaba un poco más.

La muerte se encontraba tan cerca que dejé de dormir, incapaz de descansar en su mortal compañía.

Y cuando todo estaba perdido, cuando el abismo se volvía más profundo y sucumbía sin remedio...

Surgió.

No puedo explicar qué fue, ni cómo o porqué pasó. 

Aunque juraría que el hecho de no rendirme ni en los últimos segundos de agonía tuvo algo que ver.

El caso es que el milagro se obró, y ese algo que siempre encuentro en las últimas volvió para ayudarme, como en tantas otras luchas.

Las dudas se fueron disipando y en ese momento cargué brava contra el miedo acosador. Cayó mientras otra sustancia ocupaba mi interior.

Noté una energía especial que recorría mi ser y me dejé llevar por ella. Me convertí en catalizadora mientras se iba aremolinando en mi corazón, en un huracán de espirales invisiblemente hermosas.

Mi núcleo vital se prendió fuego, un fuego distinto a los demás, que ocasionó un estallido de energía. Ésta se expandió por todo mi cuerpo provocándome un torrente de risas, bienestar, positividad y alegría, tan intenso, que me dejó placenteramente confundida.

Me entregué por completo a la aventura, disfrutando de viejas emociones como si fuera primeriza. El recuerdo fue totalmente reparador aunque con un leve matiz nostálgico.

Era tarde ya y cayó la noche. La negrura volvió a rodearme y sus garras se abalanzaron para secuestrarme finalmente.

Pero esta noche era distinta. Una luz cálida surgía de mi interior y me aislaba de su efecto subyugador. Le planté cara con una sonrisa decidida y, tras batallar toda la noche, amenecí insultántemente triunfante.

La escalada es dura y terriblemente peligrosa, pero soy una brava guerrera lista para luchar. 

Por fin tengo fuerza, y paso a paso, apretando los dientes, me estoy acercando al final.

Voy a ganar mi guerra.

Y sé que para muchos es imposible y que me queda un largo y abrupto camino que recorrer, que muchos han intentado y apenas unos cuantos han alcanzado.

Pero lo sé, siento que yo puedo conseguirlo.

Porque porto conmigo un poder distinto a los demás que nadie, ni siquiera yo, es capaz de ver. 

Por ello todo el mundo está convencido de su inexistencia. Por ello solo unos pocos lo consiguen.

Solo los que la conocen pueden llegar a la meta soñada.

Y yo la conozco porque es la que me ayuda y acompaña.

La que me invade y regenera mi valor.

La que impulsa mi espíritu embravecido.

Porque soy diferente, ella me ha elegido.

¿Y tú?

¿Tú también eres distinto al resto?

¿Tú también luchas hasta el final por tus sueños?




¿Tú también conoces la Magia?




viernes, 6 de junio de 2014

Memorias de un muerto noctámbulo

La vida es muerte, la muerte es vida.

Nada tiene sentido pero está escrito en muchos libros.

Lo normal, antaño placentero, ahora es tortura, caída, pánico.

No es lo que parece ni parece lo que es.

Estados violentamente opuestos, forzadamente yuxtapuestos.

Temo que llegue el fin pero todos los días acaba.

¿Por qué antes no? ¿Es para siempre?

No lo soporto.

No lo soporto.

No lo soporto

No lo

No

...



viernes, 18 de abril de 2014

Código de afiliación: Expande la corriente

Hoy en día casi nadie utiliza blogger, así que para todos aquellos que no estén familiarizados con esta plataforma, explicaré brevemente en qué consiste un código de afiliación.

Tiene la función de un acceso directo al blog. Es una imagen o gif que lo representa y que al clikar en él nos lleva a la dirección de éste. 

Normalmente, los usuarios suelen tener su botón de afiliación con el código de HTML necesario en un textarea debajo (bajo la imagen o gif un recuadrito donde aparece escrito el código).

Parece ser que no funcionan bien los textarea en blogger desde hace algún tiempo y en los clásicos códigos de afiliación salen en blanco. Así pues he decidido poneros el código en esta entrada y enlazarla bajo el botón en forma de Link.

<a href="http://thewindswanderer.blogspot.com.es/" target="_blank"><img src="http://i62.tinypic.com/dx204j.jpg" border="0" alt="Image and video hosting by TinyPic" /></a>


Si queréis colaborar para que más gente se una a este viaje entre nubes y tormentas, copiar el código en un gadget de HTML o Text en vuestros blogs. 

Muchas gracias ^^



Caballero gris.

De tanto ser raptado por lo oscuro, el caballero ya no teme a las tinieblas, pero tampoco necesita la luz.

Su voz ya no truena en el fragor de la batalla en su grito de guerra habitual, ya no blande su espada con la firmeza de lo correcto, ya no guarda en su pecho el honor de su ventura.

No es la tentación la que ha detenido su carrera, ni mucho menos el temor lo que baja su arma.

El héroe, simplemente, ya no quiere luchar.

Parece increíble, él tampoco lo entiende, por ello mira confuso aquel lugar donde su armadura resplandecía, aquella que ahora gris porta encima.

No ve el presente, campo despejado, sino el pasado bélico tan cercano. Se ve a sí mismo cabalgando con decisión guiando a las tropas, con valentía feroz, y no se reconoce. 

¿Dónde está su espíritu embravecido? ¿Dónde quedaron las llamas de su alma guerrera?

Lo que antes eran legendarias victorias ahora se muestran como dolorosas pérdidas de tiempo.

¿De verdad mereció la pena lo sufrido?

El final de una era se acerca, y como en cada final, la más dura y dolorosa de las batallas.

Pero el caballero mira al horizonte sin atisbo alguno de firmeza en ellos.

Su espada se oxida, su corazón se parte. Tanto tiempo ha pasado torturado en el abismo, solo y olvidado, que mira a la luz con rencor y desengaño. Habiendo contemplado a tanta gente sufrir, a tantos compañeros apretando los dientes hasta el final ¿realmente es necesario?

Sabe que el tiempo se acaba, que la lucha es inminente.

Pero por mucho que busca en su interior ya no consigue hayar aquello por lo que entregó su corazón.





jueves, 17 de abril de 2014

The Wind's Wanderer en las redes sociales.

Dentro de poco daré a conocer un gran proyecto en el que he estado trabajando desde finales del año pasado y para ello he abierto la página de Facebook y el Twitter oficiales del blog, para poder llegar a más personas y que, aquellos interesados en seguir de cerca mi viaje o las novedades de ese proyecto, puedan hacerlo con más facilidad.

Os dejo aquí los links pero tenéis en el lateral los accesos directos también.

Facebook: https://www.facebook.com/pages/The-Winds-Wanderer/653364854756671?fref=ts

Twitter: https://twitter.com/Winds_Wanderer

Aprovecho para agradecerle su gran ayuda a una gran amiga que me ha ayudado también con esto.


sábado, 12 de abril de 2014

Entre aquí y ninguna parte.

Pensé que iba por un nuevo sendero iluminado, pero garras oscuras me siguen, me agarran, me arrastran, intentan secuestrarme.

La oscuridad, antaño amiga y protectora, ahora procura ahogarme cada noche.

Acosada diariamente por densas tinieblas, en continuo simulacro de muerte.

¿Por qué ahora? ¿Por qué siempre?

Al amanecer miro al futuro y al anochecer temo por el presente. Con la gradual bajada del sol surgen los tambores predicadores del fin y con ellos mi angustia y terror más básicos. 

Ojalá en esta pesadilla aparecieran mounstruos para que al menos no me sintiera sola en mi locura. Para que sus gruñidos me distrajeran de mis dedos en garras transformados, que arañan mi piel al cubrirme el sudoroso y pálido rostro, en una tormenta de temblores y aspavientos. 

Estoy harta de esta enferma maldición que me recuerda aquella esencia que trataba de ocultar. Que me convierte en una masa de vergüenza y debilidad, esclava del miedo absoluto y de instintos exhagerados.

Y entre falsas sonrisas tranquilizadoras y párpados dormidos, habita un alma nocturna torturada que se pregunta si morirá esa noche o despertará mañana.



domingo, 23 de marzo de 2014

Stand by



- Al fin te encontramos. Has tardado en entrar en nuestro radar.

- ...

- Tus habilidades son increíbles, y eso que todavía no están plenamente desarrolladas... Has entrado con más fuerza en ésta que en otras dimensiones.

- ...

- Es demasiado precipitado, no dejes que lo que has descubierto te apague. Concéntrate en las batallas que ahora estás librando.

- ¿Me estás diciendo que debo abandonar definitivamente este mundo?

- Todo lo contrario. Aunque me temo que eso es lo que quieres oír ahora.

- Ahora mismo no quiero oír nada más de todo esto.

- Te ha decepcionado la información que has obtenido.

- Decepcionado... y frustrado. Vine aquí y encontré un claro objetivo, pero es demasiado tarde. Mi papel ha sido destruido antes de que pudiera desempeñarlo.

- No se ha destruido, simplemente se ha tornado más difícil. Tú eres capaz de superarlo.

- No, han pasado demasiadas cosas. Los destinos destruidos inundan esta atmósfera y otros usurparon mi lugar. Ni siquiera yo puedo cambiar tantos hechos.

- Apenas llevas unos días. El tiempo podría conferirte los datos que te hacen falta para hallar los posibles caminos y para desarrollar tu poder.

- ...

- Eres la única que puede, lo sabes.

- No deberías haber venido. Tú mismo has dicho que no puedo luchar todavía.

- Debía ser yo el primero en contactarte. No somos los únicos que atendían a tu presencia.

- Y querían asegurarse de que, llegado el caso, combatiría en sus filas.

- El mundo podría necesitarla.

- ¿Necesitarme? Utilizarme, más bien. Y por lo que tengo entendido no sería la primera ni la última. Además ¿por qué iba a sacrificarme por un mundo que me echa antes de acabar de entrar? Ya tiene a muchos otros para ello.

- Ninguno de los héroes fue obligado a cambiar el destino de la Tierra. Todos pusieron sus corazones en protegerla por voluntad. Sobretodo aquellos por los que aprietas los puños.

- Aquellos de los que estoy más lejos que nunca.

- ¿Desapareceras entonces? ¿Las llamas pasarán a cenizas antes de que podamos ver la hoguera?

- Eso parecerá. Las llamas se expanderán en silencio por el fragor de otras batallas que libraré y ganaré. Solo os aviso de que, si volviera para surgir finalmente, no será en forma de hoguera sino de incendio destructor.

- Nos veremos entonces.



miércoles, 19 de marzo de 2014

Entre el papel y la sangre.

Hay muchos momentos en los que deseo evadirme de mi entorno y refugiarme en aventuras increíbles que escapan a mi "realidad". Gracias a mi condición puedo fácilmente bucear en ellas hasta el punto de poder participar actívamente, cambiando el curso de los acontecimientos.

Pero hay una historia, todavía no escrita, que me necesita. 

Sin ella no soy nada, pero a la vez por ella no soy. Viajo entre dimensiones muy distintas y el tiempo me exige decidir entre una u otras.

Muchas veces me he preguntado si los protagonistas que aquellas historias que amo no sentirían lo mismo, en el caso de poder cambiar. Los protagonistas de una buena historia no solo viven aventuras, también sufren, y mucho.

¿Merecerá la pena luchar por una aventura de la que no puedo leer final en ningún libro?

Y si la respuesta es sí, ¿debo pues abandonar conpletamente mis viajes para dedicarme a ella por entero?

Lo único que tengo claro es que miente, todo aquel que diga, que es fácil ser una viajera del viento.



miércoles, 12 de marzo de 2014

No dejes, Bella.

No llores, hija de Afrodita,
que no decaiga tu alma.
No les entregues tu arma
en esta batalla escrita.

Ellos no pueden dominarte,
sujetar tus manos creadoras.
Por eso raptan tus horas
para que creas que pueden condenarte.

Perdona a esta poeta muerta egoísta,
que no repara en tu ánimo.
Y que te arrastra en su magnámino
pensamiento pesimista.

Y se agarra a tu energía
para no ahogarse en desconsuelos.
Y aún se extraña cuando en estos vuelos
decae tu alegría.

Perdona a esta parásita
que se queja de carroñeros.
No hay suficientes fueros,
que salden mi deuda de manera drástica.

Quiero ser la guerrera valerosa
que batalle contra tus enemigos con brío.
Por no ver más tu ceño fruncido
durante tantas dolorosas horas.

Pero no encuentro el camino,
ni supe nunca consolar.
¿Cómo te puedo ayudar
si a la par profundizo tu sino?

No me dejes, por amistad,
acabar con tu motivo,
pasarte mi conflicto
y absorver tu vitalidad.

Párame si tienes que parame.
Córtame si no puedes más.
Prefiero aguantarme este gas,
a que, con razón, llegues a odiarme.

Tú eres mucho más de lo que muestras.
Tú haces mucho más de lo que quieres.
No permitas que estos seres
o yo misma, te hagamos nuestra.

No dejes, por favor,
que toda esta injusticia
ponga fin a tu sonrisa,
y apague tu corazón.




domingo, 2 de febrero de 2014

Nuevas vistas.

Alegría, eufória, alivio, felicidad, incredulidad, esperanza, fuerza...

Una meta alcanzada, una etapa superada.

En esos momentos en los que alcanzas la cumbre echas un vistazo atrás, miras hacia abajo. 

Solo entonces ves lo que has avanzado. Solo entonces entiendes el dolor que has pasado.

Te acuerdas de todos esos momentos de desesperanza, de desespero. Aquel sufrimiento taladrador, constante, que te debilitaba. Todas las lágrimas derramadas. Todas las derrotas, las caídas, las heridas. Cuando la cima era incierta y las posibilidades remotas, creíblemente imposibles, físicamente invisibles.

Te acuerdas de todo aquel horror, y sonríes.

Nuevos paisajes pueblan tus ojos, nueva luz los saluda. Bebes del manantial prometido de paciencia y sabiduría. Tu valentía se ve recompensada con una medalla metamorfoseada, y tu sacrificio el galardón de la línea sobrepasada. Curación parcial y fortaleza renovada.

Pero no te duermas mecido por el balanceo somnífero de las nubes soñadas. 

Nada ha acabado. Todo ha cambiado.

Gírate y alza la mirada. Esa sombra procedía de otra punta, más alta.

Ya sabes qué encontrarás, y que será más intenso. Pero no dejes que el recuerdo ate tus alas y te deje sin aliento.

Vuelve a mirar hacia abajo, comprueba la altura. 

¿Vas a dejar que todo lo conseguido se desvanezca en la espesura?

Aprieta los dientes, que te vean los colmillos.

Más difícil será porque tu capacidad ha crecido.

Respira, prepárate mentalmente. ¡Adelante!

El Olimpo está reservado para los únicos supervivientes.



jueves, 16 de enero de 2014

Gritos, llantos.

Alma débil con poder que me gritas y me acosas.
Esclava de tu soledad bien merecida, arpía.
El tiempo te otorgó el reinado en mi agonía,
y te desquitas empujándome a dolorosas caídas.

Humillación pública, constante, aburrida.
Mi talón de Aquiles es la fragilidad externa,
de la que te sirves a gusto, frígida,
envidiosa de mi lucha diaria que no merma.

No te enfada mi trabajo porque esté errado, mentirosa.
Lo que te consume viva es esta amistad de la que no participas.
Fue odio a primera vista, te me tiraste al cuello rabiosa.
¿Acaso viste en mis ojos esta llama que me emancipa?