"Las palabras se las lleva el viento..."

domingo, 23 de marzo de 2014

Stand by



- Al fin te encontramos. Has tardado en entrar en nuestro radar.

- ...

- Tus habilidades son increíbles, y eso que todavía no están plenamente desarrolladas... Has entrado con más fuerza en ésta que en otras dimensiones.

- ...

- Es demasiado precipitado, no dejes que lo que has descubierto te apague. Concéntrate en las batallas que ahora estás librando.

- ¿Me estás diciendo que debo abandonar definitivamente este mundo?

- Todo lo contrario. Aunque me temo que eso es lo que quieres oír ahora.

- Ahora mismo no quiero oír nada más de todo esto.

- Te ha decepcionado la información que has obtenido.

- Decepcionado... y frustrado. Vine aquí y encontré un claro objetivo, pero es demasiado tarde. Mi papel ha sido destruido antes de que pudiera desempeñarlo.

- No se ha destruido, simplemente se ha tornado más difícil. Tú eres capaz de superarlo.

- No, han pasado demasiadas cosas. Los destinos destruidos inundan esta atmósfera y otros usurparon mi lugar. Ni siquiera yo puedo cambiar tantos hechos.

- Apenas llevas unos días. El tiempo podría conferirte los datos que te hacen falta para hallar los posibles caminos y para desarrollar tu poder.

- ...

- Eres la única que puede, lo sabes.

- No deberías haber venido. Tú mismo has dicho que no puedo luchar todavía.

- Debía ser yo el primero en contactarte. No somos los únicos que atendían a tu presencia.

- Y querían asegurarse de que, llegado el caso, combatiría en sus filas.

- El mundo podría necesitarla.

- ¿Necesitarme? Utilizarme, más bien. Y por lo que tengo entendido no sería la primera ni la última. Además ¿por qué iba a sacrificarme por un mundo que me echa antes de acabar de entrar? Ya tiene a muchos otros para ello.

- Ninguno de los héroes fue obligado a cambiar el destino de la Tierra. Todos pusieron sus corazones en protegerla por voluntad. Sobretodo aquellos por los que aprietas los puños.

- Aquellos de los que estoy más lejos que nunca.

- ¿Desapareceras entonces? ¿Las llamas pasarán a cenizas antes de que podamos ver la hoguera?

- Eso parecerá. Las llamas se expanderán en silencio por el fragor de otras batallas que libraré y ganaré. Solo os aviso de que, si volviera para surgir finalmente, no será en forma de hoguera sino de incendio destructor.

- Nos veremos entonces.



miércoles, 19 de marzo de 2014

Entre el papel y la sangre.

Hay muchos momentos en los que deseo evadirme de mi entorno y refugiarme en aventuras increíbles que escapan a mi "realidad". Gracias a mi condición puedo fácilmente bucear en ellas hasta el punto de poder participar actívamente, cambiando el curso de los acontecimientos.

Pero hay una historia, todavía no escrita, que me necesita. 

Sin ella no soy nada, pero a la vez por ella no soy. Viajo entre dimensiones muy distintas y el tiempo me exige decidir entre una u otras.

Muchas veces me he preguntado si los protagonistas que aquellas historias que amo no sentirían lo mismo, en el caso de poder cambiar. Los protagonistas de una buena historia no solo viven aventuras, también sufren, y mucho.

¿Merecerá la pena luchar por una aventura de la que no puedo leer final en ningún libro?

Y si la respuesta es sí, ¿debo pues abandonar conpletamente mis viajes para dedicarme a ella por entero?

Lo único que tengo claro es que miente, todo aquel que diga, que es fácil ser una viajera del viento.



miércoles, 12 de marzo de 2014

No dejes, Bella.

No llores, hija de Afrodita,
que no decaiga tu alma.
No les entregues tu arma
en esta batalla escrita.

Ellos no pueden dominarte,
sujetar tus manos creadoras.
Por eso raptan tus horas
para que creas que pueden condenarte.

Perdona a esta poeta muerta egoísta,
que no repara en tu ánimo.
Y que te arrastra en su magnámino
pensamiento pesimista.

Y se agarra a tu energía
para no ahogarse en desconsuelos.
Y aún se extraña cuando en estos vuelos
decae tu alegría.

Perdona a esta parásita
que se queja de carroñeros.
No hay suficientes fueros,
que salden mi deuda de manera drástica.

Quiero ser la guerrera valerosa
que batalle contra tus enemigos con brío.
Por no ver más tu ceño fruncido
durante tantas dolorosas horas.

Pero no encuentro el camino,
ni supe nunca consolar.
¿Cómo te puedo ayudar
si a la par profundizo tu sino?

No me dejes, por amistad,
acabar con tu motivo,
pasarte mi conflicto
y absorver tu vitalidad.

Párame si tienes que parame.
Córtame si no puedes más.
Prefiero aguantarme este gas,
a que, con razón, llegues a odiarme.

Tú eres mucho más de lo que muestras.
Tú haces mucho más de lo que quieres.
No permitas que estos seres
o yo misma, te hagamos nuestra.

No dejes, por favor,
que toda esta injusticia
ponga fin a tu sonrisa,
y apague tu corazón.