"Las palabras se las lleva el viento..."

viernes, 18 de abril de 2014

Código de afiliación: Expande la corriente

Hoy en día casi nadie utiliza blogger, así que para todos aquellos que no estén familiarizados con esta plataforma, explicaré brevemente en qué consiste un código de afiliación.

Tiene la función de un acceso directo al blog. Es una imagen o gif que lo representa y que al clikar en él nos lleva a la dirección de éste. 

Normalmente, los usuarios suelen tener su botón de afiliación con el código de HTML necesario en un textarea debajo (bajo la imagen o gif un recuadrito donde aparece escrito el código).

Parece ser que no funcionan bien los textarea en blogger desde hace algún tiempo y en los clásicos códigos de afiliación salen en blanco. Así pues he decidido poneros el código en esta entrada y enlazarla bajo el botón en forma de Link.

<a href="http://thewindswanderer.blogspot.com.es/" target="_blank"><img src="http://i62.tinypic.com/dx204j.jpg" border="0" alt="Image and video hosting by TinyPic" /></a>


Si queréis colaborar para que más gente se una a este viaje entre nubes y tormentas, copiar el código en un gadget de HTML o Text en vuestros blogs. 

Muchas gracias ^^



Caballero gris.

De tanto ser raptado por lo oscuro, el caballero ya no teme a las tinieblas, pero tampoco necesita la luz.

Su voz ya no truena en el fragor de la batalla en su grito de guerra habitual, ya no blande su espada con la firmeza de lo correcto, ya no guarda en su pecho el honor de su ventura.

No es la tentación la que ha detenido su carrera, ni mucho menos el temor lo que baja su arma.

El héroe, simplemente, ya no quiere luchar.

Parece increíble, él tampoco lo entiende, por ello mira confuso aquel lugar donde su armadura resplandecía, aquella que ahora gris porta encima.

No ve el presente, campo despejado, sino el pasado bélico tan cercano. Se ve a sí mismo cabalgando con decisión guiando a las tropas, con valentía feroz, y no se reconoce. 

¿Dónde está su espíritu embravecido? ¿Dónde quedaron las llamas de su alma guerrera?

Lo que antes eran legendarias victorias ahora se muestran como dolorosas pérdidas de tiempo.

¿De verdad mereció la pena lo sufrido?

El final de una era se acerca, y como en cada final, la más dura y dolorosa de las batallas.

Pero el caballero mira al horizonte sin atisbo alguno de firmeza en ellos.

Su espada se oxida, su corazón se parte. Tanto tiempo ha pasado torturado en el abismo, solo y olvidado, que mira a la luz con rencor y desengaño. Habiendo contemplado a tanta gente sufrir, a tantos compañeros apretando los dientes hasta el final ¿realmente es necesario?

Sabe que el tiempo se acaba, que la lucha es inminente.

Pero por mucho que busca en su interior ya no consigue hayar aquello por lo que entregó su corazón.





jueves, 17 de abril de 2014

The Wind's Wanderer en las redes sociales.

Dentro de poco daré a conocer un gran proyecto en el que he estado trabajando desde finales del año pasado y para ello he abierto la página de Facebook y el Twitter oficiales del blog, para poder llegar a más personas y que, aquellos interesados en seguir de cerca mi viaje o las novedades de ese proyecto, puedan hacerlo con más facilidad.

Os dejo aquí los links pero tenéis en el lateral los accesos directos también.

Facebook: https://www.facebook.com/pages/The-Winds-Wanderer/653364854756671?fref=ts

Twitter: https://twitter.com/Winds_Wanderer

Aprovecho para agradecerle su gran ayuda a una gran amiga que me ha ayudado también con esto.


sábado, 12 de abril de 2014

Entre aquí y ninguna parte.

Pensé que iba por un nuevo sendero iluminado, pero garras oscuras me siguen, me agarran, me arrastran, intentan secuestrarme.

La oscuridad, antaño amiga y protectora, ahora procura ahogarme cada noche.

Acosada diariamente por densas tinieblas, en continuo simulacro de muerte.

¿Por qué ahora? ¿Por qué siempre?

Al amanecer miro al futuro y al anochecer temo por el presente. Con la gradual bajada del sol surgen los tambores predicadores del fin y con ellos mi angustia y terror más básicos. 

Ojalá en esta pesadilla aparecieran mounstruos para que al menos no me sintiera sola en mi locura. Para que sus gruñidos me distrajeran de mis dedos en garras transformados, que arañan mi piel al cubrirme el sudoroso y pálido rostro, en una tormenta de temblores y aspavientos. 

Estoy harta de esta enferma maldición que me recuerda aquella esencia que trataba de ocultar. Que me convierte en una masa de vergüenza y debilidad, esclava del miedo absoluto y de instintos exhagerados.

Y entre falsas sonrisas tranquilizadoras y párpados dormidos, habita un alma nocturna torturada que se pregunta si morirá esa noche o despertará mañana.