"Las palabras se las lleva el viento..."

sábado, 9 de agosto de 2014

Sola ante el último silencio.

Y después de debatirme, de negarlo, de llorar, de luchar por respirar, de toser y de bloquear la pérdida total en el pánico...

Silencio.

Me voy encogiendo poco a poco, las fuerzas me abandonan. No quiero llegar al final pero no puedo hacer nada para evitarlo.

Y mi último punto de apoyo decide irse justo en ese momento crucial, justo cuando más lo necesito.

Al explicárselo se ríe, le da igual.

Todo a mi alrededor se desmorona impasible, ya no puedo ni llorar en mi soledad. No quiero terminar mis días así, cuando ni siquiera he empazado a vivir y completamente abandonada.

Lo único que se mantiene es mi mano en mi pecho, sobre aquel corazón que esta noche me amenaza con dejar de latir, a ritmo de dolorosamente claros pinchazos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario