"Las palabras se las lleva el viento..."

martes, 19 de mayo de 2015

Provoqué lo que provocas.

No es justo que descanse atrapada en tu fechoría,
y menos que olvide que lo mismo le hice a una buena amiga.
Me odiaba por víctima cuando ambos éramos criminales,
y es que hasta en eso seremos iguales.

Para olvidar por un rato lo que provocas en mi mente
leo los relatos que escribió, sobre mi frente.
Tan estúpida que no me encontré como su protagonista,
confundida al ver mi historia desde tu punto de vista.

Recurro al caramelo pudiendo ahogarme en chocolate,
y es que me da rabia el anonimato pero me da miedo firmarte.

Sé que prefiero que me pierdas a luchar por apartarte.
Me pregunto al escribirte si podrías encontrarte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario