"Las palabras se las lleva el viento..."

viernes, 11 de septiembre de 2015

Una promesa sobre lo imposible.








Un futuro improbable.

Un amor imposible.

Una versión de ti realista.

Una versión de mí más que optimista.

Los versos me salen sin querer,
al igual que te quiero sin deber.

Lluvia y sonrisas.

Paciencia y prisas.

Esta es la promesa de mi consuelo,
crecer con tu ayuda mientras me dejas en el suelo.

Acrobacias mágicas.

Lecciones básicas.

Llorarle, a tus espaldas, al cielo,
y acabar alzando el vuelo.

Amarme como nunca me has amado,
sonreírte porque gracias a ti lo he logrado.

Cantarla de manera desgarradora y hermosa,
como mis sentimientos ocultos que rechazan la prosa.

¿Bailaré contando este dúo solitario?
¿Lograré encararlo a diario?

Si se me concede ser la artista de mi sueño,
soportaré mis besos sin dueño.
Si mañana te deslumbro por mi luz lograda,
hoy soportaré volver a casa ahogada.

Pasos de mis raíces,
deseos de mis orígenes.

Una camisa como estuche,
un micrófono que me escuche,
una cámara que me alce,
una habilidad que me calce.

Ahora no me atrevo a contarte nuestra historia,
pero prometo revelártelo si alcanzo la victoria,
me esforzaré por sacar la moraleja
a esta amistad que sabor amargo me deja.

Los mortales serán fáciles.

Mis movimientos, gráciles.

Condiciones mejoradas.

Dificultades transformadas.

Si estas condiciones más que improbables surgen de este amor imposible, 
prometo al universo dedicarte el trabajo más increíble.



No hay comentarios:

Publicar un comentario