"Las palabras se las lleva el viento..."

sábado, 19 de marzo de 2016

Epílogo.

Los días nublados son los más calmados, su neutralidad es deliciosamente apetecible.


La tranquilidad de la certeza de que por fin se acabó. 

Qué sensación más rara deja el desvestirse de un sentimiento que nos ató tanto tiempo.

Lo siento mucho querido apogeo de la música, ahora quiero disfrutar de mis alas reencontradas.

Al fin soy solo mía.

La niebla me arropa, me refresca. El verde del prado nunca se vio tan poderoso.

Me apetece jugar cuando quiera y cuando quiera dejar de hacerlo.

Los pescadores se pusieron de acuerdo para intentar cazarme al mismo tiempo.

Ahora yo río en el río.

Es verdad que yo rogué por la nota sostenida que me sigue llamando.

Quizá los días me acerquen a la puerta que se me ofrece, pero de momento, he vuelto a mi elemento.


No se puede atrapar al viento.




3 comentarios:

  1. Preciosa metáfora.
    Hay que disfrutar mientras se pueda :)

    ResponderEliminar
  2. Preciosa metáfora.
    Hay que disfrutar mientras se pueda :)

    ResponderEliminar