"Las palabras se las lleva el viento..."

lunes, 18 de abril de 2016

Desayuno ámbar

Después de tanta pesadilla amanece y el sol me regala el desayuno.

Fue duro batallar contra la enfermedad sola, gran inconveniente de la independencia. Solo sola y enferma merma mi fortaleza, y aullo en llanto por compañía de día. Esas lágrimas con las que lo supliqué son la huella del horror nocturno que pasé.

En estos momentos, cuando ni tú puedes contigo mismo, cuando eres solo un ovillo inútil y necesitado, cuando no puedes ofrecer nada y sin quererlo pides tanto... cuando ni tú puedes sostenerte es cuando aparecen aquellos que siempre estarán a tu lado.

Gracias a vosotros de los que renegué tantas veces, pues me demostrasteis que, pese a tantos errores por ambas partes, en lo importante estaríais aún teniendo que vencer a tantas adversidades. Sigamos reescribiendo nuestra historia así.

Gracias a ti, que no estando siempre estás y estarás, tus palabras siempre son la mejor lectura y tu tiempo el mejor regalo. Sé que te frustra que la distancia no nos permita estar juntas en estas situaciones (y en cualquiera) y te creo cuando dices que estarías junto a mí todo el rato y de inmediato. No te preocupes, ya la sola certeza de saber que estoy en tu pensamiento, y de ver tus mensajes a cada rato, hace que te sienta a mi lado. 

Gracias también a ti, me has mostrado que estás dispuesta a renunciar a cualquiera de tus planes y a crearte mil problemas con tal de ayudarme cuando lo necesito. Quién lo iba a decir años atrás, con los problemas que tuvimos ambas entre nosotras, pero veo que haber superado todo eso y tantas cosas más juntas ha hecho que forjemos un vínculo irrompible del que no puedo estar más orgullosa. Y no puedo alegrarme más por el hecho de que nuestros caminos estén tan próximos.

Gracias a ambos, recientes amigos, a los que apenas conozco y sin embargo tanto me habéis querido hasta ahora. Vuestra compañía, vuestros regalos, vuestros detalles, vuestra sonrisa son muy preciados para mí y me prometen un futuro lleno de buenos momentos y risas.

Y gracias a ti, aunque sospecho que como siempre te me cuelas de chiripa. El caso es que es cierto que en estos momentos siempre estás, algunas veces más, algunas menos, algunas a tu manera, pero estás. Y esto, pase lo que pase y sienta lo que sienta, nunca lo olvido. Siempre podrás contar conmigo.

En la debilidad es donde se aprecia de verdad estos regalos de vida, donde nos damos cuenta de todo lo que tenemos y damos por hecho, donde nos hacemos conscientes de que hasta nuestros problemas son en parte buenos, donde nos percatamos de lo afortunados que hemos sido y seremos cada día que nos levantamos con energía y afrontamos un nuevo día, de las personas maravillosas que comparten nuestro pequeño mundo y lo llenan de colores cuando se nos acaba la tinta.

Mientras tenga salud, una vida dedicada a sueños y pasiones, y a personas como vosotros, solo me queda decir gracias.




No hay comentarios:

Publicar un comentario