"Las palabras se las lleva el viento..."

jueves, 1 de septiembre de 2016

Prométeme que no me olvidarás.

No, esto no es una carta de amor.

Esto no tiene nada que ver con nadie más que conmigo.

Solas yo y yo.

Léeme con rabia y con desespero, pero recuérdame. No dejes que muera este fuego, no dejes que sepulten tu proyecto de ti misma.

No significa no.

Intentarán arrastrarte, intentarán limitarte y puede que vuelva a aparecer alguien que conseguirá distraerte. Todo está bien, todo tiene que pasar, pero tienes que resistir. Y que en el final de los días te acuestes siendo tú, no una parte de ti.

No te hipoteques otra vez, no dejes que te convenzan de lo que no eres, de renunciar a partes de tu alma porque volverá el verano y volverá el arrepentimiento. 

Así que... vive, sin dejarte ningún color en la paleta.

El futuro da miedo, pero aunque centrarse en una cosa parece lo más lógico, hemos comprobado que lo lógico no es nuestro camino. Es demasiado tarde para ser concreto, es demasiado asfixiante renunciar a todo lo demás.

De hecho, visto está que me es imposible.

Polifacética es tu apellido, es tu destino.

Guarda todas las llaves qué puedas.

Ya veremos qué hacer con ellas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario